Skip to content

Imperial Caviar: nuestra historia

Su socio para el caviar desde 1997

Los directores gerentes de Imperial Caviar: Reza Korouji y la segunda generación Ramin Korouji

Un negocio familiar. Vivimos para el caviar.

Imperial Caviar fue fundada en 1997 por Alireza Korouji. Casi nueve años después, el ingeniero graduado conoció a Kaluga Queen.

Ante el declive del caviar salvaje, decidió apoyar a la empresa china en la cría de esturiones y la producción de caviar. Así, por un lado, aportaba su experiencia personal y, por otro, enviaba a sus maestros del caviar persa al Lejano Oriente para que formaran a sus colegas de allí en los fundamentos y las sutilezas de la producción de caviar.

Hoy en día, producimos nuestro caviar en la infraestructura de Kaluga Queen y disfrutamos de una selección de primera calidad gracias a nuestra estrecha colaboración.

Llevamos 25 años en el negocio del caviar. Como familia, este maravilloso producto nos ha acompañado toda la vida. Gracias a nuestra patria persa y a la proximidad del mar Caspio, hemos conocido el caviar salvaje, que hoy ya no está disponible, y sabemos exactamente lo delicioso que sabía en su día. Por lo tanto, somos uno de los pocos comerciantes que pueden hacer una comparación directa con el caviar de piscifactoría, una gran ventaja a la hora de seleccionar sólo los mejores productos.

Imperial Caviar es uno de los principales productores de caviar del mundo. Sin embargo, no nos hemos dormido en los laureles, sino que desarrollamos y perfeccionamos constantemente nuestros pasos de trabajo. De este modo, podemos ofrecer siempre la mejor calidad posible y un servicio excelente a todos los clientes, ya sean novatos en el mundo del caviar o gourmets experimentados.

100% servicio al cliente

No solo la calidad de nuestros productos es lo primero, también queremos vivir de acuerdo con el lema “El cliente es el rey”. Nuestro servicio al cliente comienza con la máxima flexibilidad y termina con la entrega más rápida posible de su pedido.

100% transparencia

Imperial Caviar aplica el más alto grado de transparencia: nuestras cadenas de suministro son rastreables hasta el pescado, los productos llegan al consumidor final de manera segura y en las mejores condiciones higiénicas posibles. No solo cumplimos meticulosamente con todas las condiciones relevantes para la protección de las especies, sino que también las apoyamos intensamente, sin importar cuán grande sea el esfuerzo. Por último, pero no menos importante, cada pedido llega a su propietario al día siguiente, dentro de Berlín incluso el mismo día.